Los alumnos opinan.

Alberto Guil

 

Oda al idioma chino.

 

El inglés está dejando de ser el idioma predilecto y es necesario adelantarse a los tiempos venideros en donde conocer chino será imprescindible. Aquellos que dominen esta lengua tan fascinante como cautivadora, tendrán las de ganar en el futuro.

 

Empecé a estudiarlo porque buscaba un reto en mi vida, un reto que además me sirviese para poderme diferenciar de los demás Economistas del país. Una sencilla búsqueda en google me llevó al Instituto Chino de Málaga.

 

Ha pasado ya un año y medio desde aquella primera clase en la que me dijeron que el dibujito 你好 se pronunciaba “ni hao” y significaba “hola”. Recuerdo que el primer día se me vino a la mente la famosa frase española de “todo esto me parece chino”. Preguntas como ¿Esos dibujitos se llaman caracteres?, ¿Qué es eso del Pinyin?, ¿Dónde están los números de toda la vida?... eran parte del día a día del aprendizaje.

 

 Todo es tan distinto a cualquier idioma occidental que alienta a aprenderlo. Puede parecer complicado pero se hace mucho más sencillo de lo que parece. Esa es la magia de este idioma, su cultura esta tan relacionada con su idioma que casi puedes saborearla en cada frase que dices. No es equiparable a ningún otro idioma que puedas conocer.

 

He aprobado los 3 exámenes oficiales HSK (Hànyǔ Shuǐpíng Kǎoshì) de nivel básico: oral, nivel A1 y nivel A2. Actualmente estoy estudiando para el nivel intermedio y me alegro mucho de que mi profesora Fang Fang este ahí para enseñar ya que ha conseguido que la frase “todo me parece chino” cobre un nuevo sentido para mí.

 

Albert Guil

Vanessa van Rossum

A principios de este año decidí cambiar de ámbito profesional. Hasta el momento había trabajado en la financiación en el ámbito europeo pero desde siempre me ha llamado mucho la atención el Comercio Internacional. Empecé con un Master en Comercio Internacional y decidí aprender otro idioma más. Hablo 5 idiomas; Holandés, Español, Francés, Alemán e Inglés y, por lo tanto, decidí aprender un idioma totalmente distinto a los que ya conocía. Quería aprender un idioma que encajara con el Máster que estoy cursando y automáticamente me decanté por el Chino.


Tenía clara la importancia que el idioma chino puede tener en el comercio internacional ya que China es uno de los países emergentes en este momento. Cada vez más se da importancia al idioma por las grandes oportunidades que ofrecen el país y su mercado.


Antes de iniciar las clases, el chino me parecía un idioma muy difícil. No solo sería aprender a hablar sino, sobre todo, significaría aprender a escribir de nuevo. Cuando inicié las clases me di cuenta que estudiar chino no supondría solo aprender un nuevo idioma, sino que además me acercaría a una cultura nueva para mí.


Rápidamente me di cuenta que estudiar chino no es tan difícil como parece. Durante las clases empezamos con los tonos, primer tono, segundo tono, tercer tono y cuarto tono. Es muy importante pronunciarlos bien, ya que la diferencia entre un tono y otro puede cambiar el significado de la palabra entera. Y también empezamos a escribir símbolos chinos. Aunque es difícil, poco a poco coges el truco y es muy gratificante poder escribir en símbolo y entenderlos, sobre todo porque en un principio parece tan imposible poder leerlo nunca.


En este momento llevo 7 meses cursando chino y ya podré hacer el examen HSK nivel A2. Está claro que con las clases de Fang Fang, mi profesora, y estudiando a diario, uno puede llegar a entender y hablar algo de chino en muy poco tiempo.


Para mi estudiar chino empezó como una necesidad, pero ahora se ha convertido en un hobby. Lo pasamos siempre muy bien durante las clases. Siempre nos reímos mucho y además siempre hay algo de tiempo para preguntar y hablar sobre la cultura china, que ya me he dado cuenta, tiene muchas sorpresas. El chino es diferente a cualquier otro idioma, tiene algo místico y uno tiene que cambiar su forma de entender el idioma para poder captar la lógica que tiene.


Mi sueño sería poder hablar y escribir chino en un nivel alto. Todavía me quedan muchas clases y mucho estudio por delante para poder llegar a ese nivel, pero estoy decidido que lo vaya a conseguir. El apoyo de Fang Fang es primordial en este sentido. Como profesora es severa y exigente pero como persona me ha enseñado que los chinos son las personas más educadas, graciosas, correctas e interesantes del mundo. Y efectivamente… ¡El chino no es una muralla!


Un saludo,

 

Vanessa van Rossum

Instituto Chino de Málaga

Avd. Juan Sebastian Elcano, 23

29017 Malaga | Spain

 

Tel.: +34 952 29 47 00

Fax.: +34 952 29 86 65

 

Enforex Malaga

chino.malaga@enforex.es

 

Si lo deseas, también puedes ponerte en contacto con nosotros a través de nuestro formulario.

Proverbio de la semana

三个臭皮匠,赛过一个诸葛亮

Lit.  
Tres simples zapateros hacen un sabio Zhuge Liang.

Fig.  Más ven cuatro ojos que dos.


Chenyu del día